Trazo y cincel

Lanzarote, la obra de arte habitada

Lanzarote, isla ígnea, atlántica y desmantelada, podría parecer un destino elegido para la experiencia de lo sublime, pero lo cierto es que la imagen que asociamos con la isla responde más a una belleza poderosa que a una naturaleza inhóspita capaz de poner en riesgo nuestra vida. El paisaje que nos propone Lanzarote es emocionantemente bello, y por lo tanto, debemos asumir una domesticación previa. Es fundamental señalar el hecho de que comprendemos sus valores naturales y paisajísticos a través del discurso construido por César Manrique a partir de los elementos materiales, geológicos, biológicos y antropológicos de la isla. Desproveyó a la naturaleza de todo carácter caótico, salvaje y destructor, y lo subordinó a su propia sensibilidad para crear.

El arte ha sido y es un proceso de representación que lleva implícita la desnaturalización del objeto a representar. El arrebatar a la naturaleza su propia naturaleza es lo que permite al artista hacerse dueño de la misma, y así poder moldearla, rehacerla y explotarla con fines estéticos. Es el concepto de naturaleza como producto cultural el que da lugar al paisaje.

En base a esta premisa podemos afirmar que el paisaje es la experiencia sensible al entorno a partir de las imágenes que configuran nuestra iconosfera y que modelan nuestra percepción visual del mundo. El paisaje es un artificio que se percibe con mayor o menor emoción dependiendo de la sensibilidad aprendida. De este modo, un campesino es incapaz de diferenciar entre naturaleza, entorno y paisaje, puesto que los tres conceptos forman parte de una misma realidad, práctica y cotidiana, mientras que el urbanita sale de su entorno cosmopolita para entrar en contacto con la naturaleza a través de la experiencia del paisaje. En esta experiencia el individuo sólo es sensible a las semejanzas con las imágenes de la naturaleza conocidas y representadas por los artistas. Por tanto, el valor de un paisaje está ligado a la capacidad de dicho entorno de evocar la poesía. Ya decía Oscar Wilde que “la naturaleza imita al arte” de modo que es el genio quien inventa la naturaleza.

IMG_6508

Alegoría de la isla, César Manrique, 1950.

(http://temisas2.blogspot.com.es)

         César Manrique (Arrecife, Lanzarote, 1919 – Teguise, Lanzarote, 1992), artista integral que se definió siempre como pintor, dedicó su vida y obra a la puesta en valor y conservación del paisaje natural de su isla natal.

Fue un artista heredero de las vanguardias, de espíritu rupturista y transgresor con las concepciones más tradicionales y clásicas de las artes. El contexto histórico artístico en el que se formó y desenvolvió, apostaba por alejarse de la representación y liberarse de las restricciones técnicas, conceptuales, disciplinares, categóricas y académicas dominantes. Debemos partir de la premisa de que la vulgaridad de lo predecible invalida cualquier expresión artística contemporánea. Desde el polémico urinario propuesto por Marcel Duchamp hasta la socarronería plástica del pop art elevando a arte los iconos de la modernidad y dotando a los objetos de consumo de calidades estéticas, nos encontramos con un escenario caracterizado por la libre expresión plástica y la reivindicación de la individualidad. El panorama artístico internacional no sólo estuvo dominado por los hoy más reconocidos (polémicos y cotizados) artistas americanos –Pollock, Rothko, Andy Warhol, de Kooning, Motherwell, Frankenthaler…–, también la devastada Europa, y concretamente, la envejecida España, vio nacer de entre sus cenizas a creadores revolucionarios desinteresados en las fronteras. Todos ellos quisieron nutrirse de las nuevas sensibilidades que comenzaban a surgir en Estados Unidos.

El artista canario tuvo un gran interés por todas las corrientes de creación coetáneas,  y experimentó y tomó contacto con muchas de ellas en sus múltiples viajes. Las repercusiones plásticas que hoy podemos observar en sus obras pictóricas se vinculan estrechamente con esas tendencias globales, pero también con intereses particulares. Alejarse de su Lanzarote no sólo le concienció de la fortaleza de sus vínculos con su isla sino que le permitió adquirir y madurar los valores paisajísticos que también comenzaban a bullir en aquellos momentos.

“Nunca he conocido un paisaje con las posibilidades de Lanzarote. Su luz y su color tienen algo inexplicable de atracción, quizá por su pureza desnuda. Pienso más intensamente que nunca en la isla. Creo que es donde está mi verdad”

Diario de Nueva York, 1966-69.

El earthwork, el land art o el earth art, abrían paso en los años sesenta a la conjugación de los valores paisajísticos y medioambientales con el arte. Las primeras experimentaciones y propuestas se realizaron en los desiertos americanos, realizando propuestas innovadoras en las que la misma naturaleza y los elementos del lugar eran utilizados para intervenirlo, desde los materiales hasta los efectos meteorológicos participaban en la creación. Se pretenden con estas intervenciones explotar las cualidades y valores estéticos de los paisajes, resaltando y experimentando su atractivo visual.

En esta línea, podemos señalar la propuesta y la sensibilidad de César Manrique como pionera en estas nuevas corrientes, y la isla de Lanzarote como una obra land art limitada por su realidad física y no por imposición del creador. Lo cierto es, que la estética lanzarote trasvasó sus propias fronteras cuando César intervino o realizó propuestas arquitectónicas en el resto del archipiélago y Europa. En estos casos percibimos que las obras funcionan con una rotundidad menor, con el eco de su origen.

mirador-del-rio

Mirador del Río, César Manrique, 1973.

(https://golanzarote.org)

Manrique concebía la naturaleza como fuente de todo recurso, real e imaginativo, como mística y divina. Entendía la relación hombre-naturaleza como la única aspiración espiritual y física del ser humano; por ello debemos entender tanto sus propuestas arquitectónicas como su obra plástica como herramientas de comunión. En esta línea podemos señalar sus numerosos miradores como estructuras estratégicas que dirigen nuestra mirada y educan nuestro espíritu. Así, César Manrique actúa como un sacerdote-artista o como un artesano de la naturaleza al apropiarse de los recursos de su entorno para elaborar un lenguaje propio. En sus obras identificamos las reminiscencias a la arquitectura tradicional de Lanzarote, repite las estructuras circulares de los taros y las soluciones formales hasta dotarlas de belleza. También recurre a las texturas y a las formas ancestrales, a la curva, a lo orgánico, a lo misterioso y al matrimonio entre volúmenes, vacíos y espacios. No cae en el tipismo al mirar hacia las formas tradicionales y populares, aplica la modernidad y la globalidad a las mismas. Realiza propuestas desde lo local mirando a lo internacional, haciendo converger la arquitectura popular y su coherencia con el entorno natural con el atractivo de lo pop y las posibilidades tecnológicas de su tiempo.

Por todo ello, debemos otorgar a las fuerzas volcánicas el nacimiento y configuración de Lanzarote y a César Manrique la poesis de la isla convertida en su obra de arte suprema.

BIBLIOGRAFÍA

ROGER, Alain. (2007). Breve tratado del paisaje. Madrid: Biblioteca Nueva, D. L.

MARTÍNEZ DE PISÓN, Eduardo. (2009). Miradas sobre el paisaje. Madrid: Biblioteca Nueva, D. L.

MILANI, Raffaele. (2007). El arte del paisaje. Madrid: Biblioteca Nueva, D. L.

BESSE, Jean-Marc. (2010). La sombra de las cosas. Madrid: Biblioteca Nueva, D. L.

GALANTE GÓMEZ, Francisco J. (2000). El Mirador del Río. Lanzarote: Fundación César Manrique.

MADERUELO, Javier. (2006). Jameos del Agua. Lanzarote: Fundación César Manrique.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s