El cultureta literario

La caza del carnero salvaje: Haruki Murakami y la construcción novelesca

Haruki Murakami está de rabiosa actualidad: sus recientes nominaciones al Nobel de Literatura y su particular estilo novelesco, plagado de referencias a la cultura contemporánea y dispersiones filosóficas, lo han convertido en un autor que empatiza con nuestras preocupaciones existenciales y resulta fácilmente trasladable a nuestra realidad diaria. Este artículo se centra en el análisis de La Caza del Carnero Salvaje, su tercera novela. Esta decisión ha estado motivada, en parte, por la forma en que Murakami construye el argumento, tomando como punto clave una imagen; por otro lado, he tratado de dar visibilidad a su obra sin recurrir a su aclamada Tokio Blues, que ya ha alcanzado la categoría de clásico para sus seguidores.

El protagonista de la novela es un joven recién divorciado que trabaja desarrollando pequeños encargos publicitarios. Fumador y bebedor, mantiene una vida monótona e intrascendente con su gato en Tokio. Esa tranquilidad se verá truncada cuando decide publicar una imagen enviada por un amigo suyo, con el que se carteaba cada pocos años, y que resulta de una simpleza apabullante: un grupo de carneros pastando en un prado. Ésta acaba situándolo en el camino de un importante grupo financiero y en el comienzo de una extraña aventura: la búsqueda de un carnero singular.

Es un argumento elaborado con unos pocos personajes y centrado en la relación que el protagonista mantiene con ellos, y todo esto siguiendo una trama principal de la que el autor se evade voluntariamente en gran parte de su transcurso, con el propósito de ahondar en el pasado y las preocupaciones filosóficas y vitales que se le van presentando. Entre estos personajes encontramos a su socio, bebedor empedernido, con el que mantiene una relación profesional y de amistad sin excesiva profundidad, habida cuenta de su carácter solitario. También a su ex-mujer, con la que sigue manteniendo una buena relación, y un gato viejo que le acompaña en su recién estrenada condición de divorciado. Pronto aparecerán otros personajes fundamentales: una chica con la que mantendrá una relación, y cuya belleza se expresa a través de sus orejas perfectas, o su amigo El Rata, quien le hace envío de la fotografía y resulta una incógnita constante durante toda la trama. No podemos obviar al hombre poderoso que acaba forzando la búsqueda, cuya refinada educación e implacable voluntad se nos presentan como un inequívoco signo de poder.

Considero interesante observar la forma en que se van sucediendo los capítulos, siendo estos de longitud variable, compuestos por una gran cantidad de subcapítulos y divisiones internas que permiten al autor variar su temática, incorporar digresiones existenciales y provocar pausas en el flujo de los acontecimientos. Resulta particularmente brillante, desde mi punto de vista, su forma de alternar los capítulos explicativos con aquellos circunscritos a la trama principal, un recurso común en los escritores de novelas, pero que aquí se emplea con una originalidad y un estilo característicos.

a943d42afc3cc612be1db15f8ce75fdd,780,0,0,0
Haruki Murakami

La complejidad del argumento va aparejada, paradójicamente, con su simplicidad, y en ello reside una de las razones del éxito de Murakami: su capacidad para dotar de profundidad a los detalles, y su particular forma de expresar los sentimientos, enriqueciendo a sus personajes con unos rasgos característicos y definitorios. Por supuesto, sus incombustibles referencias a los clásicos de la música y la literatura resultan un deleite para los iniciados, y se han erigido ya como un elemento fundamental de sus novelas.

La construcción novelesca es un arte insuficientemente apreciado por los más puristas de la literatura, pero que bien desarrollado genera horas de entretenimiento y reflexión. Haruki Murakami consigue esto en La caza del carnero salvaje, por lo que recomiendo y aplaudo su lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s