El barril de Diógenes

Nosotras también somos historia

Los libros de historia están bañados en un mar de androcentrismo: un científico, un filósofo, un ingeniero… todas y cada una de esas profesiones acabadas en una -o de género masculino. ¿Dónde ha guardado la sociedad a esas mujeres que también contribuyeron a la historia? Quizás estén dentro de la caja de Pandora o estén sentadas junto a Eva comiendo la manzana del pecado.

Las mujeres han sido relegadas al papel de madres, de cuidadoras, de esposas, de figuras… Téano no se conocía como una matemática griega, era simplemente la esposa de Pitágoras. Y así es como nos han ido limitando y dejando en las sombras. Pero la oscuridad nunca asustó a estas mujeres históricas, nunca les impidió desarrollar, crear, investigar e inventar. 

Mujeres escondidas tras un disfraz de hombre, un pseudónimo masculino, con logros arrebatados por una figura dominante, sin conocer la satisfacción del reconocimiento. Letras ocultas, figuras empolvadas, musas e inspiración. Suena esa frase de ‘detrás de un hombre siempre hay una gran mujer’, pero no se escucha el nombre de esa gran titiritera que supo cómo tenía que actuar el títere, al que sí se aclamó. 

Me apetece algún día entregarles a unas niñas una lista con todas estas mujeres desconocidas y decirles que no se preocupen, que sí existen modelos a seguir, que ellas también pueden llegar lejos y ser científicas, escritoras o lo que les dé la gana ser; que no se paren, que no se dejen llevar, que valoren sus logros, que se enfrenten al mundo. 

La Trova Web
Hipatia, la científica de Alejandría. Imagen publicada en National Geographic

Quizás en un futuro, las niñas del siglo ‘vete tú a saber cuál’ sí leerán y estudiarán a las que ahora estudian química, física o filosofía. Sabrán los nombres de todas ellas porque se encontrarán en los libros de historia. Quizás tengan más suerte que mis generaciones, que han tenido que buscar por propia iniciativa a figuras como Vera Rubin o Hannah Arendt, que también son historia, pero lo fueron cuando esta pertenecía al hombre. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s